Un joven fue detenido tras ser ligado a una red de pedofília


Print Friendly, PDF & Email

En Villaguay secuestraron equipos informáticos; en tanto que en Paraná, se realizaron dos operativos derivados de las solicitudes de los autos que se instruyen ante el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción Nº 49 de Capital Federal, caratulados “Publicaciones obscenas”, tramitado ante el Juzgado de Instrucción Nº 5 de Paraná, a cargo de Patricia Yedro, quien autorizó las requisas domiciliarias.

Todos los procedimientos estuvieron a cargo de personal de la División Delitos Económicos, perteneciente a la Dirección Investigaciones, conjuntamente a efectivos de la División Investigaciones de la Jefatura de Policía Departamental Villaguay y de la División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal Argentina.

La notebook y el CPU incautadas en Villaguay están directamente vinculadas con la causa. En ese marco, detuvieron a un joven de 21 años, oriundo de Villaguay, que fue traslado a la División Antecedentes Personales para ser identificado.

En tanto, en la capital provincial, alrededor de las 11, la Policía Federal concurrió a una vivienda de calle Colón, allanó el domicilio, pero no encontró al morador ni la computadora que buscaba. Este lugar ya había sido visitado por los investigadores en 2012, cuando también se produjo un registro.

Según se explicó, la causa actual depende de una fiscalía distinta a la que actuó el año pasado, por lo que se trataría de una causa paralela.

Horas después, aproximadamente a las 14, la División Delitos Tecnológicos de la Policía Federal Argentina efectuó otro procedimiento en el Bloque 1, Manzana 6 del barrio José Hernández, que también está relacionado con la investigación por distribución e intercambio de material pornográfico con menores a través de Internet.

Si bien el año anterior también se allanó un domicilio de este barrio, cuyos propietarios dijeron estar ajenos a este tipo de actividades y que se trataba de un error, este año los investigadores regresaron al mismo centro habitacional, aunque, aparentemente a otro domicilio para hacer la requisa.

“El departamento de barrio José Hernández que fue allanado ayer está ocupado por tres mujeres y de este lugar se secuestró material informático consistente en una notebook, un CPU y bastante material gráfico, entre ellos revistas prohibidas para menores de 18 años”, informó, ante la consulta el subdirector de Investigaciones de la Policía de Entre Ríos, comisario Mayor Victorino Borré.

Asimismo confirmó que existiría un grado de parentesco entre estas personas del barrio José Hernández y el joven de Villaguay, quien por el momento es el único detenido por esta causa y se encuentra a disposición de la Justicia.

Antecedentes
Los operativos realizados en los domicilios que puso bajo la mira la Justicia el año pasado, formaron parte de una investigación originada en una comunicación internacional emitida por Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). Así lo informó en aquella oportunidad el integrante de Delitos en Tecnologías y Análisis Criminal de la Policía Federal, Gastón Bruzza. “Nos avisaron sobre la existencia de una red con origen en Alemania, dedicada a la descarga de material de pornografía infantil. Se realizó una investigación y hubo varios allanamientos en varios lugares del país, entre ellos las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Córdoba”, señaló Bruzza. El especialista explicó que quienes integran este tipo de redes generalmente no utilizan software especial, sino que emplean programas de uso habitual para el intercambio de archivos a través de la web, como los populares Ares o eDonkey”. También señaló que el material con el que cuentan “es difícil de conseguir por lo cual hay circuitos de comercialización”. Por lo que se consignó a través de las fuentes policiales, la de ayer es una segunda causa que relaciona a paranaenses y al joven de Villaguay, tras una nueva investigación, paralela a la anterior.

Sanciones
El artículo 128º del Código Penal establece penas de prisión de entre seis meses a 4 años para quienes produzcan, financien, ofrezcan, comercien, publiquen, faciliten, divulguen o distribuyan por cualquier medio cualquier representación de un menor de 18 años “dedicado a actividades sexuales explícitas”. Misma pena le cabe a quien organice espectáculos en vivo de representaciones explícitas en las que participen menores. Penas de entre cuatro meses y 2 años corresponden para quienes tengan en su poder materiales con fines de comercialización y distribución.