Un debate patagónico para combatir la trata


Print Friendly, PDF & Email

Sobrevivientes del delito de trata, especialistas, artistas, comunicadores, funcionarios judiciales y estudiantes de distintas áreas participaron del II Congreso Patagónico contra la Trata que se hizo este fin de semana en la Universidad Nacional del Comahue, en Neuquén. Organizado por la Fundación Irene, el encuentro recordó los diez años de la desaparición de la joven neuquina Florencia Penacchi, que hoy cumple 35 años.

“Llegué a muchos medios, transité muchos pasillos, estuve en una oficina en Buenos Aires que atiende estos casos. Allí conocí a la mamá de Marita Verón, quien después de dos años pudo llegar a Capital Federal», contó Nidia Aguilera, madre de Penacchi, durante la apertura del encuentro. La mujer compartió con el público el derrotero recorrido en esta década, desde aquel 15 de marzo de 2005, cuando no supo más de su hija, que, en ese entonces, vivía, estudiaba y trabajaba en Buenos Aires. A pesar de que sus familiares y amigos plantearon la hipótesis de que haya sido víctima de una red de trata desde un primer momento, la investigación judicial aún afronta el caso como “averiguación de paradero”.

Para Aguilera, “sin la complicidad de los estamentos que deberían cuidarnos, no existiría la trata». Y recordó a Florencia como una chica “generosa”, “abierta” y que “tenía muy en claro lo que quería para su vida y para la de los otros”.

La madre de la joven desaparecida también habló del femicidio de María Soledad Morales y la lucha de su madre Ada Morales. «La pelea de esa madre me acompañó siempre, cuando yo flaqueaba me acordaba de esa mujer 25 años atrás, caminando en silencio», reveló.

Las distintas mesas y paneles del Congreso recorrieron temas como las políticas públicas vinculadas a combatir la trata y la explotación sexual, el rol de las organizaciones no gubernamentales en la tarea de prevención, el abolicionismo y el rol de los medios en las coberturas sobre los casos. Graciela Collantes, de la Asociación de Mujeres Argentinas por los Derechos Humanos y también sobreviviente de explotación sexual, compartió los proyectos de las ONG’s para la reinserción de víctimas. En tanto, las periodistas María Florencia Alcaraz (Infojus Noticias) y Silvina Molina (Télam), de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género, hablaron del correcto tratamiento mediático de la temática.

También estuvo el psicoanalista y autor del libro Ir de putas, Juan Carlos Volnovich, quien problematizó y criticó a los hombres consumidores de prostitución. Además, expusieron referentes de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) que dirige el fiscal Marcelo Colombo.

Durante los dos días que duró el Congreso, el artista Mauricio Nizzero se ocupó de activar distintas intervenciones artísticas, con el público que se acercó, en el estacionamiento de la Universidad y por las calles de Neuquén. Asimismo, el sábado encabezó una de las mesas de debate. Nizzero habló de tres ejes: arte, literatura y trata de personas.

La primera edición del Congreso, que se hizo en 2013, quedó plasmada en un libro. Los debates y reflexiones que se dieron este fin de semana también serán reflejados en una futura publicación.

La trata en primera persona
Una de las mesas tuvo como protagonista a Alika Kinan, sobreviviente del delito de trata. Kinan fue rescatada hace tres años, durante un allanamiento en el prostíbulo Sheik, de Tierra del Fuego. La mujer detalló en primera persona las violencias de las que son víctimas aquellas mujeres que ingresan al circuito prostibulario. “No existe el trabajo sexual, y mucho menos, el trabajo sexual seguro”, dijo.

Su relato movilizó al público, pero también, llegó a un grupo de mujeres que se había acercado al Congreso para expresarse contra el abolicionismo. Una de ellas se acercó a Alika cuando terminó su panel y le pidió ayuda para poder salir del ámbito prostibulario.
prostituta
Fuente: infojus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.