Tratantes buscan adolescentes en escuelas


Print Friendly, PDF & Email

Después de Internet, el primer lugar al que acuden los depredadores sexuales para buscar nuevas víctimas son las instalaciones de las escuelas secundarias, alertaron organizaciones civiles de Derechos Humanos.

La nueva estrategia es rondar las escuelas secundarias y acercarse a los adolescentes que no entran a clases o cuando salen del colegio.

“Es importante construir medidas de prevención dentro de la escuela, alrededor de esta y en la familia. Se ponen camionetas afuera de las secundarias y a la salida se acercan a las alumnas. También conocemos casos en los que en los jardines (cerca de las escuelas) han estado abordando a los chicos que se van de pinta, tratando de llevárselos”, especificó Vladimir Peña Ramos, profesor de educación básica y coordinador académico de la asociación Por el Camino de la Igualdad entre Mujeres y Hombres A.C.

trataencolegiosEn talleres de prevención sobre trata en 250 escuelas del DF, la organización recogió las preocupaciones de directores y profesores en las delegaciones Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Cuauhtémoc y Magdalena Contreras sobre la presencia de depredadores cerca de sus planteles.

En esta última demarcación, la directora de una escuela recuperó publicidad que un grupo de personas no identificadas estaba distribuyendo a la hora de la salida. Ofrecían 300 pesos a las alumnas por una sesión de sexo oral y 500 por sexo anal.

La forma de contacto más usada para “captar” niños y adolescentes es crear perfiles falsos en Facebook u otras redes sociales. El mayor problema es que son los propios adolescentes quienes se exponen al publicar en la red descripciones de sí mismos y fotografías que después pueden ser utilizados en su contra.

Los tratantes se aprovechan de situaciones de violencia, carencias afectivas y falta de comunicación en la familia para enamorar  a las niñas y después engañarlas. En la plataforma www.niprincesasnisuperheroes.net se promueve un programa preventivo gratuito para padres y maestros de alumnos de quinto y sexto de primaria y secundaria que se puede seguir en casa.

Además de la comunicación, mantener la computadora en los espacios comunes de la casa y conocer al grupo de amigos con los que se reúnen los hijos, la asociación civil promueve una serie de medidas para saber qué hacer si llega a ser necesario lanzar una Alerta Ámber.

Las recomendaciones incluyen tomar las fotografías y huellas dactilares de los hijos cuando menos una vez al mes. En un sobre guardado en un lugar fresco, seco y sin contacto con la luz, hay que guardar también una muestra de ADN que se puede obtener raspando el interior de la mejilla con un cotonete.

Fuente: 24 horas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.