Trata de Personas: Un delito que se afianza en la frontera con Bolivia


Print Friendly, PDF & Email

trata2SALTA.- Un boliviano y un chaqueño fueron detenidos por trata de personas al verificarse que sometían a la prostitución a una adolescente de 15 años de la provincia de Chaco, que fue tomada cuando fue a buscar trabajo, según informó la policía. La división especializada de la fuerza de seguridad detectó la oferta sexual por internet de una joven a la que acompañaban dos sujetos.

Estos controlaban el tiempo de los servicios sexuales, los contactos con los clientes, el traslado a los moteles y se quedaban con las ganancias. Fue en la ciudad de General Güemes donde se detuvo a los proxenetas, se rescató y brindó contención a la joven y se secuestraron preservativos, lentes de contacto, tarjetas de moteles y $24.280. Tomó intervención el juez federal de Salta número 2, doctor Miguel Medina, quien ordenó la incomunicación de los detenidos.

Este es el primer caso de trata descubierto en la provincia que incluye a una joven venida del litoral, pero no es el primer caso de trata en la provincia. La mayoría de los casos detectados en la provincia estaban relacionados con mujeres venidas de Bolivia y Perú que ingresan ilegalmente a la provincia por la “enclenque” frontera entre Salta y Bolivia; y aunque las autoridades no lo acepten comenzó a ser un problema que ya tomó ribetes internacionales a través de un documento de la ONU que no tuvo la difusión esperada en nuestro país, en gran parte porque tocaba decenas de intereses relacionado con el tráfico fronterizo, que empezó siendo de mercadería, continuó por las drogas y ahora incluye a las personas.

Pero no sólo se busca a gente para la prostitución, esa es la idea más difundida de trata, uno de los peores problemas es la cantidad de personas que terminan esclavizadas en talleres clandestinos.

La denuncia de la ONU

Entre los delitos crecientes, cuyas consecuencias comienzan a hacerse sentir en las sociedades norteñas, la trata de personas es la menos mencionada en la Argentina y sin embargo ha sido denunciada por la misma ONU.

A fines de marzo Cleidy Torres, coordinadora de las Defensorías de la Alcaldía de Sucre, Bolivia, dijo que la trata y tráfico de personas en su país comienza en el municipio de Bermejo, Tarija, frontera con Aguas Blancas, en Salta. Desde la sanción de la ley 26364 de trata de personas en el año 2008, la Justicia argentina dictó solamente 73 sentencias sobre el tema. Así lo indica el registro de la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas.

Según el informe de ese organismo, en 2012 hubo cinco condenas por trata en Salta. Los procedimientos iniciados en los últimos años, según la Unidad Fiscal, van en aumento: 106 en el 2010, 237 en el 2011 y 256 desde enero a octubre del 2012.

A fines del año pasado, el representante en Bolivia de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, César Guedes, señaló que Yacuiba y Bermejo eran los puntos culminantes de una red de trata de personas que operan captando principalmente a campesinos bolivianos con promesas de progreso en la Argentina.

Según indican los informes, los menores son trasladados a la localidad fronteriza de Villazón, porque allí existe un juzgado de menores que puede habilitarlos a entrar a la Argentina. Sucede que de acuerdo al decreto 169 de la ley del niño y el adolescente de Bolivia, solo se necesita que se presenten dos testigos -junto a un adulto que dice ser el tutor de un menor- para que el juez acredite oficialmente el lazo con el niño.

Con este precario certificado ya están listos para ser trasladados a la Argentina. De acuerdo a un informe de la Defensoría del Pueblo de Villazón, solamente en 2012 habrían salido de esa localidad a la Argentina 13.300 menores de edad que no estaban acompañados por sus padres sino por tutores. “Se descubrió que en la mayoría de los casos era el mismo juez y los mismos testigos que intervenían en conseguir las autorizaciones de salida. Se calcula que anualmente unos 10 mil niños entran de esta manera a la Argentina”, dice Mercedes Assorati, abogada y coordinadora del Programa Esclavitud Cero, creado especialmente por Bolivia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.