Tailandia vende refugiados rohingyas a traficantes de personas


Print Friendly, PDF & Email
26210-tailandiaEn Tailandia, oficiales de los servicios de inmigración han vendido a traficantes de humanos, centenares de musulmanes rohingyas, quienes llegan a este país huyendo de la persecución que existe en Myanmar, así reveló el jueves la agencia de noticias Reuters.

Según el resultado de una reciente investigación sobre el caso, los refugiados rohingyas fueron retirados de los centros de detención de inmigrantes en Tailandia y entregados a traficantes humanos que les esperaban en el mar.

El traslado de los refugiados, en la región sureña de Tailandia, se realizaba en secreto y eran mantenidos como rehenes en campos fronterizos con Malasia, donde estaban fuertemente custodiados.

Los detenidos se mantenían en esa situación hasta que sus familiares pagaran por su liberación, y aquellos que no podían hacerlo eran vendidos a compañías marítimas y granjas.

De acuerdo con este informe, citando a algunos sobrevivientes, de los miles de refugiados rohingyas que vivían en los campos, un gran número ha perdido la vida, tanto a mano de los terratenientes como por la deshidratación y enfermedades que sufrieron.

Mientras las autoridades tailandesas rechazan el aumento de la trata de personas en el país, la Policía Real de Tailandia ha admitido la existencia de una política secreta conocida como “Segunda opción”, para librar al país de los rohingyas, a través del tráfico de personas.

Mohamad Ismael, uno de los refugiados vendidos por los oficiales de inmigración de Tailandia, señaló a la prensa que al principio parecía un proceso oficial, pues se tomaban fotos y huellas dactilares de los inmigrantes. No obstante, poco después se entregaban los refugiados a los traficantes en alta mar.

Según este joven de 23 años de edad, los refugiados fueron llevados a un campo administrado por hombres armados, donde sufrían por el hambre, las pésimas condiciones higiénicas y golpizas; cada día, al menos una persona perdía la vida por deshidratación o enfermedades.

Ante esa situación, Mohamad llamó a uno de sus familiares en Malasia, y fue liberado tras el pago de 2 mil dólares.

La violencia sectaria en Myanmar y las atrocidades de los extremistas budistas contra la minoría musulmana han provocado el desplazamiento de esa comunidad a la que, además, el Gobierno birmano se niega a reconocer y tilda de inmigrantes indocumentados.

Fuente: observatorio de Trata de personas

Enlace: Tailandia vende refugiados rohingyas a traficantes de personas