La policía vivía en el prostíbulo


Print Friendly, PDF & Email

A las tres detenciones del operativo realizado el viernes pasado, se suma la de un policía bonaerense que vivía en el prostíbulo.
También acusado del delito de trata de personas agravado, aún no se revela su identidad ni el rol que cumplía en la red dedicada a la explotación sexual.

El viernes pasado fue allanado el prostíbulo Maxja, dos mujeres que eran obligadas a prostituirse fueron rescatadas y detenidos un matrimonio y su hijo, Maximiliano Alberto Sauco quien figura como el titular del negocio.

Se había labrado además una orden de detención más, que finalmente se pudo concretar y resultó ser un policía bonaerense que se hacía pasar por remisero.

La denuncia inicial a Maxja por trata de personas fue radicada por la Fundación Alameda en octubre del 2012 y mostró públicamente cómo era el funcionamiento del prostíbulo ubicado en Jacinto Peralta Ramos 1374.

Habilitado por la municipalidad bajo la fachada de “cafe-expendio de bebidas” se dedicaba a la explotación sexual principalmente de mujeres dominicanas.

En abril del 2013, la municipalidad realizó un operativo irregular, que ordenado por la Fiscalía de Resolusión Temprana de Conflictos Penales a cargo de la Graciela Trill junto a Inspección General de la Municipalidad de General Pueyrredón, clausuró el lugar pero sin dar intervención a la justicia federal, y las actas fueron enviadas a la Justicia de Faltas.

De las irregularidades cometidas por las autoridades encargadas de combatir la trata de personas se sirvieron los proxenetas para solicitar una medida cautelar, argumentando que la justicia nunca comprobó la explotación sexual, y por ende la clausura por la ordenanza n° 19.789 de trata de personas no podía tener efecto.

Y de hecho así fue, que el juez en lo Contencioso y Administrativo, Simon Isacch revocó la clausura y Maxja reabrió las puertas del negocio ilícito para hacerlo entonces con amparo legal.

Ahora, la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) a cargo de Marcelo Colombo solicitó el allanamiento y el juez Santiago Inchausti, como subrogante del Juzgado N°3 clausuró Maxja.

No sólo se lograron estas cuatro detenciones, sino también el secuestro de armas y de documentación que permitirían establecer las complicidades políticas y policiales con esta red de trata.

Fuente: Punto Noticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.