Escapó y condenó a los que la explotaron


Print Friendly, PDF & Email

El relato de una sobreviviente a la trata sexual de personas

Mariela era como cualquier otra chica de La Boca: pasaba las tardes con sus amigas, asistía a una escuela de la zona y practicaba deportes regularmente.

En 2006, cuando su madre se casó con el que sería su padrastro, comenzaron sus problemas. Ella tenía por entonces 15 años, y durante todo ese año su padrastro abusó sexualmente de ella.

Un año después, cuando ya no pudo soportar más esa situación, escapó de su hogar. Su destino fue un hogar de tránsito, a pocas cuadras de distancia. Allí fomentó relaciones con varias chicas que estaban en una situación similar a la de ella.

Parecía que su calvario había terminado. Ella mantuvo su vida normal por unos meses, hasta que conoció a la persona que terminó explotándola sexualmente: un hombre de 50 años de nombre Luis, que poseía un quiosco a la vuelta del colegio al que iba Mariela (un nombre de fantasía que ella eligió para preservar el suyo y contar esta historia).

Primero las sedujo a ella y a sus amigas, les daba golosinas, regalos, las llevaba al cine, las invitaba a cenar, iban al shopping y les compraba celulares. Luego les presentó a su cómplice, de la misma edad que él. Les ofrecieron realizar una producción fotográfica subida de tono. Fue el principio.

Durante los siguientes tres años fue sometida sexualmente por varias personas. Dos eran los lugares en donde la explotaban. El primero era un cuarto que estaba detrás del quiosco; el otro, a pocas cuadras de distancia, un departamento alquilado por el cómplice del quiosquero.

ACTUALATRATA1A pesar de esta situación, Mariela seguía viviendo en el hogar de tránsito y continuaba asistiendo a clases.

«En el hogar denunciaban todo el tiempo a esta persona y nunca pasó nada», explicó alguien muy cercano a la víctima en la actualidad.

Tardó tres años hasta que pudo comenzar a actuar para ponerle fin a la situación. Lo primero que hizo fue contactarse con la Fundación María de los Ángeles y le pidió refugio. Ese mismo año hizo la denuncia que inició la causa penal contra sus dos captores, que en octubre de 2012 fueron condenados a 15 años de prisión.

Luego de la condena, allegados a los delincuentes se acercaron a ella varias veces para recriminarle lo que había hecho. «Cómo le podés hacer eso a alguien que hizo tanto por vos», le decían.

Su calvario no terminó allí. Ahora Mariela está como testigo en la causa contra su padrastro, por la cual ya sufrió varias amenazas. La última, hace quince días. Por este motivo, sigue bajo protección policial.

Fecha de Publicacion: 24 de junio de 2013
Medio: la nacion
Link: Escapó y condenó a los que la explotaron

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.