En España cae una banda que explotó más de 200 rumanas en clubes


Print Friendly, PDF & Email

Barcelona. La Policía Nacional ha desarticulado una organización que presuntamente explotó sexualmente a más de 200 mujeres rumanas desde 2002 en carreteras y clubes de la provincia de Barcelona, han informado fuentes policiales.

Las mujeres –una se suicidó– se captaban en Rumanía y traídas a España para obligarlas a prostituirse para pagar la deuda contraída en el viaje ilegal, hallándose entre ellas cuatro menores, una discapacitada psíquica e incluso las parejas sentimentales y familiares de los proxenetas.

Las pesquisas se iniciaron cuando los agentes tuvieron conocimiento de la explotación sexual de una discapacitada en un club de alterne de Manresa, y comienza la investigación de una banda dedicada a la trata de mujeres rumanas con fines de explotación sexual en clubes de Terrassa y Manresa.

La colaboración con la Policía rumana ha permitido la identificación de los 18 miembros del grupo, así como de otras víctimas de la misma organización, y hasta el momento se han arrestado a nuevo integrantes y el resto está pendiente de detención.

Además, la policía comprobó que de 2007 a 2009 los mismos proxenetas habían obligado a la prostitución callejera a estas mujeres en el barrio del Raval de Barcelona.

La banda estaba perfectamente estructurada y formada por ciudadanos rumanos, españoles y marroquíes y captaba a las mujeres en Rumanía aprovechando su situación de necesidad y vulnerabilidad de ellas y sus familias.

En el caso de las menores, los proxenetas les retiraban su documentación original para entregarles una fotocopia en la que alteraban su fecha de nacimiento al objeto de superar las inspecciones policiales.

Una vez en España y para pagar la deuda contraída por el viaje, eran aleccionadas durante una semana en un piso de Barcelona para ejercer la prostitución y las obligaban a memorizar frases concretas para atraer clientes.

Posteriormente, los proxenetas las trasladaban a los clubes de alterne con cuyos propietarios habían pactado previamente su explotación –la banda diseñó un servicio de recogida y transporte– y, además de servicios sexuales en estos clubes, eran obligadas a hacerlo también en diversas carreteras comarcales del Bages y del Vallès Occidental.

Horarios Ininterrumpidos

Las jóvenes eran prostituidas en horarios ininterrumpidos de diez y doce horas de martes a domingo, y los propietarios de los prostíbulos se beneficiaban del 40% de los ingresos obtenidos por los servicios sexuales y las consumiciones a las que los clientes las invitaban, siendo la parte restante repartida al 50% con los proxenetas aunque de esa parte les descontaban alojamiento, manutención y la plaza del club por lo que con el dinero que les quedaba no podían liquidar la deuda.

En la investigación, la policía ha identificado plenamente a 26 víctimas, de las que cuatro fueron explotadas cuando eran menores, aunque la documentación intervenida y las inspecciones realizadas, el número de mujeres explotadas puede superar ampliamente las 200.

Entre las víctimas figura una discapacitada que fue obligada a prostituirse con la connivencia de su propia madre desde 2009 en un club de Manresa, aunque finalmente fue rescatada el pasado mes de marzo de un club de La Jonquera (Girona).

Otra de las víctimas era una menor que fue explotada cuando tenía 16 años y otra de 24, que acabó suicidándose.

La policía ha localizado y detenido a nueve personas –una en Barcelona, otra en Terrassa y siete en Manresa– como presuntas autoras de los delitos de trata de seres humanos, relativos a la prostitución, corrupción de menores y pertenencia a grupo criminal; realizado cinco registros, e intervenido 7.000 euros en efectivo y documentación.

Fuente: europa press
Enlace; Una discapacitada y 4 menores, entre las 200 explotadas en clubes