El modus operandi del abusador de Escobar al que le imputan 22 ataques


Print Friendly, PDF & Email

Tiene 36 años y captaba a chicas, de entre 10 y 19 años, a la entrada o la salida del colegio. A la fuerza las llevaba a un descampado de Matheu, donde las sometía. La Justicia cree que hay más víctimas.

Usaba una moto, un scooter, un auto, dos cascos distintos y diferente ropa. Pero el artilugio no cambiaba: “Yo conozco a tus papás”, les decía a sus víctimas, de entre 10 y 19 años, para atraerlas. Luego, las retenía contándoles que vendía productos de cosmética y así lograba separarlas de sus amigas a la salida del colegio. Una vez que lo conseguía, las subía a su vehículo a la fuerza y las llevaba al mismo descampado de la localidad de Matheu donde abusaba de ellas. En total, la Justicia pudo corroborar 22 casos sólo en el partido de Escobar, aunque piensan que puede haber muchos más en distritos aledaños.

 

El acusado, de 36 años, tenía una vida común y corriente. Una casa en Garín, esposa y cuatro hijos (15, 11, 8 y 4 años), y un trabajo en una cooperativa. Pero un cotejo de ADN demostró que detrás de esa pantalla había un abusador serial, y “la Justicia ahora investiga si pudo haber corrompido a sus hijas mayores”, confiaron fuentes policiales a Clarín.

 

El hombre, que era buscado desde mayo de 2012, cayó a principios de marzo cuando intentó manosear a un chica de 12 años. Pero la adolescente se zafó y, como estaba cerca de su casa, les contó a sus padres lo sucedido.

 

Los familiares de la víctima salieron a buscar al presunto violador por el barrio con la descripción que les había dado la chica, y lo encontraron. “Lo molieron a palos hasta que llegó el patrullero”, revelaron las fuentes. Pero como no tenía antecedentes penales fue dejado en libertad.

 

“Sin embargo, cuando la adolescente declaró y relató el modus operandi nos dimos cuenta de que era muy similar al de los otros casos que habían sido denunciados, aunque no coincidían los vehículos que utilizaba”, explicaron.

 

Así, y tras un allanamiento en el domicilio del sospechoso, encontraron que el hombre tenía dos motos (una tipo Enduro y un scooter), un VW Polo gris, cascos de varios colores y ropa: todo coincidía con el relato de las distintas víctimas.

 

Con todas esas pruebas, finalmente lo detuvieron el 13 de marzo y fue sometido a una rueda de reconocimiento, donde fue identificado por sus víctimas. Además, desde la UFI N°1 descentralizada de Escobar pidieron que le extrajeran sangre y el último viernes de marzo los cotejos de ADN recolectados de las prendas de las víctimas confirmaron la coincidencia.

 

“Los ataques se producían cuando las chicas entraban o salían del colegio. Este hombre las llevaba a un descampado cercano a la estación de Matheu, que es como un callejón de tierra. Allí, las manoseaba o se masturbaba frente a ellas y luego eyaculaba en la prendas de vestir de sus víctimas, por eso obtuvimos su ADN. A tres menores, de entre 13 y 15 años, intentó violarlas”, relataron las fuentes.

 

La Justicia tiene certificados al menos 22 abusos en el partido de Escobar, aunque creen que el sospechoso también pudo haber actuado en otros distritos de la zona norte. Por eso, piden que se difunda su fotografía y que, quienes lo reconozcan, radiquen la denuncia en la DDI de Zárate-Campana.