Desbarataron una banda que vendía en el país a ciudadanos chinos por 15.000 pesos


Print Friendly, PDF & Email

NOALATRATABLOGTodo comenzó con la denuncia de un ciudadano chino radicado en la Argentina desde unos años. El hombre, vecino de Flores, sostuvo que su novia estaba secuestrada y, por su liberación, los captores exigían 30.000 pesos. Era el inicio de una investigación que terminó con el descubrimiento de una red de trata de personas que ingresaba ciudadanos chinos en el país y los entregaba para que trabajaran en supermercados a cambio de 15.000 pesos.

Así lo informaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Seguridad. Detectives de la División Antisecuestros de la Policía Federal logró rescatar a 13 víctimas que hacían trabajo esclavo en supermercados chinos y detuvo a diez sospechosos, entre los que estaría el jefe de la organización criminal.

«La investigación fue un éxito porque un caso que comenzó como un hecho de secuestro extorsivo permitió rescatar a 13 personas que eran sometidas física y psicológicamente. Las víctimas eran obligadas a trabajar más de 12 horas por día, sin francos, con un sueldo muy bajo y sin tener la posibilidad de comunicarse con sus familiares en China», explicó a la nacion un jefe policial.

Después de la denuncia presentada en la comisaría 53a., la causa quedó a cargo del juez federal Sergio Torres y del fiscal del mismo fuero Carlos Stornelli, que dieron intervención a la División Antisecuestros de la Policía Federal, que pudo liberar a la novia del denunciante.

Los detectives descubrieron que la mujer había sido capturada antes de que el ómnibus donde viajaba desde Paraguay llegara a la terminal de Retiro. «En una parada de Panamericana y ruta 197, en Pacheco, tres delincuentes la obligaron a bajarse del colectivo y se la llevaron cautiva», explicó el jefe policial.

Los investigadores no sólo lograron rescatar a la mujer secuestrada sino que descubrieron cómo funcionaba la organización, liderada por un ciudadano chino radicado en la Argentina.

«En China había un eslabón de la banda que se encargaba de captar a las potenciales víctimas. Los convencía con la promesa de un buen trabajo con un salario muy bien remunerado y la posibilidad de obtener rápidamente la ciudadanía argentina», sostuvo un detective policial.

Desde China no viajaban sólo directamente al país. Las víctimas también eran llevadas a Brasil y a Paraguay. En el primero de los países tenían como destino final a las ciudades de San Pablo y Río de Janeiro.

«Los ciudadanos que eran llevados a Paraguay lo hacían como escala previa a la Argentina. Ingresaban en nuestro país ilegalmente por la ciudad de Itatí, allí los subían a un ómnibus hasta la ciudad de Rosario, donde eran cambiados a otros colectivos que los llevaba hasta terminal de Retiro, donde eran esperados por la organización criminal. Algunas víctimas llegaron a la ciudad de Buenos Aires en autos particulares desde Itatí o Rosario», explicaron fuentes de la investigación.

Entre Paraguay e Itatí operaba otra eslabón de la banda, cuyos integrantes fueron bautizados por los investigadores como «pasadores».

Una vez que estaban en la ciudad de Buenos Aires eran trasladados a un supermercado chino situado en el barrio de Mataderos, coordinado por el jefe de la red de trata.

«Desde Mataderos eran llevados a supermercados en el microcentro porteño, en Lomas de Zamora y en Avellaneda, a cambio de 15.000 pesos», sostuvo un jefe policial.

El servicio era «puerta a puerta». Una vez que estaba arreglado el pago, el jefe de la organización se encargaba de llevar a las víctimas a los supermercados donde iban a ser esclavizadas laboralmente.

«De los diez sospechosos detenidos, siete son ciudadanos chinos, entre los que se encontraba el jefe de la organización y otros tres son argentinos», informó una fuente del caso.

El juez federal Torres ya procesó con prisión preventiva a cuatro de los sospechosos detenidos por la Policía Federal.

La banda fue desbaratada pero, como dijo un investigador: «Quizá nunca se pueda descubrir cuántas personas que se salieron de China en busca de un porvenir fueron víctimas de la red de trata»

Fuente: La Nacion
Enlace: Desbarataron una banda que vendía en el país a ciudadanos chinos por 15.000 pesos