Rechazo de AMMAR a la ley fueguina que cerrará los locales nocturnos


Print Friendly, PDF & Email

Desde la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina expresaron su desacuerdo a la prohibición, al entender que en otros lugares este tipo de medidas criminalizan y vulneran derechos de las trabajadoras sexuales. “Se toman medidas que confunden a la gente y llevan esto a una mayor clandestinidad”, advirtió la coordinadora nacional de AMMAR, Georgina Orellano.

“Desde hace dos años muchas de estas leyes y ordenanzas provinciales ya se aplican en provincias como Córdoba, Río Negro o Entre Ríos, así como en decenas de Municipios como Paraná, Mendoza capital, Mar del Plata, quienes en sus políticas para luchar y combatir la trata de personas han tomado medidas prohibicionistas propiciando el cierre de whiskerías, cabarets, casas de citas, clubes nocturnos y todo lugar donde se facilite la prostitución”, explicó Orellano en declaraciones a FM Sur.

Sin embargo, sostuvo que como organización “hemos tomado una posición respecto a esto, que va a seguir siendo la misma, defendiendo los derechos de quienes nos reconocemos como trabajadoras sexuales”, considerando que “la prohibición lo único que hace es criminalizar el trabajo sexual, exponiéndonos a las trabajadoras a una mayor vulneración de nuestros derechos”.

“La solución para combatir la trata de personas no es esta y se mezcla lo que es trabajo sexual con proxenetismo y trata de personas, y se toman medidas que solamente confunden a la gente, pero que también buscan criminalizarnos y llevan esto a una mayor clandestinidad”, aseguró.

Para AMMAR, este tipo de normativas sancionadas “lo que terminan prohibiendo son lugares que tienen habilitación y que, en todo caso, el ente regulador es el Municipio que puede ir a controlar si se realiza explotación sexual o si hay víctimas de trata”.

“Cerrando este tipo de locales las leyes provinciales o las ordenanzas municipales dan mayor poder a la Policía con allanamientos compulsivos, donde les roban las pertenencias a nuestras compañeras, y el negocio que sigue intacto son aquellos lugares que siguen trabajando en la clandestinidad con el amparo de los poderes políticos, policial y judicial”, afirmó.