Joven de 14 años viaja engañada a Chaco y la obligan a prostituirse


Print Friendly, PDF & Email

Brisa fue entregada por una vecina suya del barrio La Matera de Solano que la convenció para que viajara junto a ella con promesas de una vida mejor. Investigan el tráfico de menores desde el Conurbano hacia el Norte.

Una adolescente de 14 años, oriunda del barrio La Matera deSolano, fue rescatada de las garras de una red de prostitución con base en la provincia de Chaco, adonde llegó de la mano de una vecina «entregadora», que la convenció para que viajaran juntas con promesas de una vida más digna.

En ese contexto, la Justicia investiga el accionar de una peligrosa organización criminal, dedicada al tráfico de menores desde el sur del Conurbano bonaerense hasta el Norte argentino. Hasta el momento son tres los casos detectados e involucran a niñas de Quilmes y Avellaneda, pero no se descarta que el número de víctimas sea mayor con el avance de la investigación.

La inocente puesta a salvo se llama Brisa. Durante casi un mes fue obligada a prostituirse en rutas chaqueñas, en paradores donde frecuentaban camioneros y trabajadores de la zona. Asimismo, se constató que fue esclavizada en un prostíbulo y en dos moteles.

El caso llegó hasta la Justicia local gracias a la denuncia del tío de la joven, también residente del barrio La Matera. «El hombre se alarmó cuando al vecindario regresó la mujer que había viajado a Chaco con Brisa. Entonces hizo la denuncia, porque se dio cuenta de que algo malo sucedía con su sobrina», explicó Daniel Ichazo, titular de la Fiscalía 1era. de Berazategui especializada en Trata de Personas.

En diálogo con El Quilmeño, Ichazo destacó el trabajo conjunto realizado con la justicia chaqueña: «El fiscal que lleva la causa en Chaco tiene abiertas otras investigaciones similares, en las que se menciona a la misma mujer que entregó a Brisa. Por eso estamos trabajando en contacto permanente, ya que en Quilmes hay un brazo de esta red de prostitución que opera en el Norte del país», explicó.

Al mismo tiempo, destacó que «Brisa ahora está a salvo en el Servicio de Protección de Menores» de esa provincia del noroeste argentino. «El fiscal que lleva la causa allí ya sometió a la menor a una Cámara Gesell y rápidamente libró una orden de captura para esta mujer que actúa como entregadora de los menores», añadió.

PRÓFUGA

La justicia busca intensamente a la mujer prófuga, que se aprovecha de la vulnerabilidad de las niñas en situación de calle y las pone a merced de peligrosos delincuentes que se enriquecen ilegalmente. «Hay que tomar conciencia, principalmente los padres de menores que viven en barrios humildes. Para eso es necesario las campañas de concientización sobre prostitución infantil y trata de personas», finalizó Ichazo.

Fuente: Diario Popular