En Recoleta, clausuran un bar que funcionaba como prostíbulo VIP 3


Print Friendly, PDF & Email

Se trata de Black, boliche sobre el que pesaban denuncias por venta de drogas, proxenetismo y trata.

 

Aseguran que esta vez es definitivo: el viernes la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad volvió a clausurar Black, uno de los locales de prostitución VIP más conocidos de Recoleta. Aunque acumulaba denuncias por venta de estupefacientes, proxenetismo y trata de mujeres, un recurso de amparo le permitía operar bajo la habilitación de “bar y restaurante”.

El operativo se llevó a cabo el viernes, entre las 22 y las 0.30, a partir de la orden de allanamiento dictada por el Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción N° 5. Se realizó en forma conjunta por la AGC, la Policía Federal, la Dirección Nacional de Migraciones, el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a Víctimas de Trata. Desde entonces permanece clausurado y aseguran que mañana se podrá revocar su habilitación.

“En el lugar se encontraron siete mujeres (una de nacionalidad colombiana, otra de nacionalidad paraguaya y cinco argentinas), ninguna de las cuales tenía libreta sanitaria para trabajar. También se detectó la desvirtuación a local Clase A, porque había un reservado con tarima y caño para poledance, algo que no está permitido en un bar. Y además tenía vencido el plan de evacuación”, detallaron a Clarín fuentes de la investigación.

Black ya había sido clausurado en marzo del año pasado junto a Madaho’s, otro de los prostíbulos VIP de Recoleta. En el marco de esa causa, la ONG La Alameda dio a conocer el entramado de poder que sostenía el funcionamiento de ese lugar y de otros negocios ilegales que se articulaban alrededor.

“Tiene que ver con este holding mafioso donde están Nelson Sánchez Anterino (dueño de Soho, ahora en quiebra), Fabián Gutiérrez (con otra causa por contrabando de autos) y Alberto Fernández (homónimo del ex Jefe de Gabinete y quien figura como responsable de la sociedad Aljorse Black SRL), que incluso viajó a Angola con la famosa comitiva de Moreno”, resume Gustavo Vera, legislador porteño y titular de la ONG. Y apunta: “En Black había venta de estupefacientes, proxenetismo y trata, porque también había extranjeras que habían sido captadas con fines de explotación sexual. Entre otros lugares utilizaban el Hotel Alvear, tenemos filmaciones”.

¿Por qué Black había vuelto a funcionar a pesar de la clausura? Porque la Justicia en lo Contencioso Administrativo había dado lugar a un recurso de amparo bajo el argumento de que el “bar-restaurante”, como había quedado habilitado, era fuente de trabajo para muchas familias.

El punto es que, en estos casos, lo más difícil de probar para los inspectores es el vínculo comercial entre las mujeres y el boliche: la existencia de un proxeneta. Algo que en este tipo de locales se materializa a través de la figura de la “copera” o la “alternadora”, quien debe entregar al local un porcentaje que ronda el 50 % su recaudación.

“En el último año la AGC lleva revocadas más de 40 habilitaciones de locales que desvirtúan su actividad comercial y favorecen la prostitución ajena”, confirma Rodrigo Bonini, jefe de Gabinete del organismo. “El combate al proxenetismo es la herramienta más efectiva para luchar contra la trata de personas”, apunta Juan José Gómez Centurión, director Ejecutivo de la Agencia.

Los barrios que más denuncias acumulan por esta actividad son Flores, Retiro, Palermo, Recoleta, Once, Liniers y Pompeya. Se estima que entre el 40% y el 45% de las mujeres que se dedican a la prostitución ajena (explotadas por un tercero) son extranjeras: muchas de Paraguay y en los últimos años aumentó la cantidad que llega desde Brasil, Colombia y República Dominicana, en general con documentación precaria o apócrifa.

Fuente: Clarin


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 ideas sobre “En Recoleta, clausuran un bar que funcionaba como prostíbulo VIP