Detuvieron a un rosarino que integraría una red internacional de pedofilia


Print Friendly, PDF & Email

Como derivación de una investigación internacional iniciada en Irlanda, desde donde se siguen los rastros de una red de pedofilia, un hombre de 52 años fue detenido ayer en la zona oeste de Rosario acusado de difundir, publicar y promocionar material redpedofiliarosariopornográfico de menores de 18 años desde su computadora. Si bien recuperó lo libertad a las pocas horas por carecer de antecedentes y porque la pena en expectativa es de cumplimiento condicional, hoy será indagado e imputado formalmente.

Todo comenzó en 2011 en Dublín (capital de Irlanda) con una investigación encabezada por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). Al cabo de algunos meses se determinó que había servidores argentinos que viralizaban material con contenido pornográfico infantil, lo cual supone que se está en presencia de una red de pedofilia.

En 2013 desde ese país se notificó de la situación al Poder Judicial de Argentina, que a través del juzgado penal Nº 42 y luego de identificar que dos de esas direcciones de IP (registro personal de la computadora) estaban radicadas en Rosario, remitió las actuaciones a la Justicia santafesina.

La causa recayó en el juzgado penal de Instrucción Nº 11 de Rosario, que con el impulso de la fiscal Cristina Herrera dispuso un trabajo de inteligencia y rastreo de los ordenadores, a cargo de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y de la división Informática de la Unidad Regional II de la Policía provincial.

Una vez localizado el domicilio donde estaba radicada la computadora, el juez Andrés Donnola libró la orden de allanamiento para un inmueble ubicado en Larrea al 2100, zona oeste, donde se demoró a un hombre de 52 años identificado como Darío Ramón F.

En el inmueble se secuestraron dos computadoras portátiles con sus cargadores y baterías, una cámara de fotos y CDs. La fiscal Herrera explicó ayer a este diario que se trató de «una investigación de carácter internacional desde Irlanda, donde detectaron que había direcciones IP radicadas en Argentina, desde donde se transmitían imágenes obscenas o de características pornográficas de menores de edad».

«A partir de noviembre, cuando recibimos la causa, junto con el juzgado de Instrucción Nº 11 y la TOE iniciamos una investigación para dar con el paradero de estas personas, que serían titulares de las direcciones IP. Si bien figura como titular (por el imputado) esto no quiere decir que sea ni autor ni integrante de la red», aclaró la representante del Ministerio Público sobre una causa que recién da sus primeros pasos.

A pesar de la cautela, Herrera indicó que Telecom confirmó los datos y se logró identificar el domicilio, que coincide con quien era el titular de la IP al momento de transmitirse la imagen pornográfica. «Estamos hablando de una investigación que ya lleva dos años, lo que no quiere decir que entre los objetos secuestrados todavía existan las imágenes. Además, aún no fue peritado y se hará con control de las partes».

La fiscal apuntó que el material que recibió desde Irlanda estaba compuesto de «fotogramas» de una película y de fotos, donde se observan a niños de no más de 10 años en juegos sexuales, aunque no se pudo determinar si fueron producidos en Rosario

Darío Ramón F. será indagado hoy por Donnola, donde quedará acusado del delito tipificado en el artículo 128 del Código Penal, que sanciona a quien «produjere, financiare, ofreciere, comerciare, publicare, facilitare, divulgare o distribuyere, por cualquier medio, imágenes pornográficas o de contenido sexual explícito de menores de 18 años», que contempla penas de 4 meses a seis años de prisión de cumplimiento condicional.

Se harían más allanamientos

En el marco de la investigación internacional tendiente a desbaratar la red de pedofilia, no se descarta realizar nuevas medidas o allanamientos tendientes a determinar la ubicación de otra computadora, cuya dirección de IP pertenece a Rosario y desde donde se transmitieron datos con contenido pedófilo. Al menos así lo dejaron entrever fuentes de la investigación en base a información aportada por agentes de Interpol desde Irlanda.