Brasil lanza campaña contra explotación sexual de menores en carnaval


Print Friendly, PDF & Email

El gobierno de Dilma Rousseff lanzó hoy la campaña «Proteja Brasil», para combatir la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes durante la temporada de carnaval -que se inicia el 28 de febrero-, especialmente en los lugares de gran concentración, informó un funcionario del Ministerio de Turismo

protejabrasilEl gobierno de Dilma Rousseff lanzó hoy la campaña «Proteja Brasil», para combatir la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes durante la temporada de carnaval -que se inicia el 28 de febrero-, especialmente en los lugares de gran concentración, informó un funcionario del Ministerio de Turismo.

La campaña será coordinada por la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia y por el Ministerio de Turismo, y se aplicará especialmente en puntos como aeropuertos, terminales de autobuses, hoteles y circuitos carnavalescos, informó el coordinador general de Protección a la Infancia del Ministerio de Turismo, Adelino Neto.

Explicó que el objetivo de la campaña es que los asistentes a las celebraciones reciban material informativo para prevenir y denunciar tanto la violencia sexual como el trabajo infantil.

Incluye acciones como el patrullaje de agentes públicos que acompañarán a turistas desde su llegada a aeropuertos, hasta que se encuentren en las fiestas.

Neto dijo que la prevención de la explotación sexual de menores es permanente durante el año, pero se le refuerza durante períodos de carnaval.

El coordinador de Protección a la Infancia indicó que las acciones se llevarán a cabo en todo el país, pero habrá una atención especial en las ciudades más representantivas del carnaval, como Río de Janeiro (sureste), Salvador de Bahía (noreste), Recife (este), Sao Paulo (este) y Porto Alegre (sur).

Este año, las festividades de carnaval comenzarán la noche del 28 de febrero y durarán hasta el miércoles 5 de marzo.

La campaña cuenta también con un servicio 24 horas del día, que permite denunciar cualquier tipo de violación a los derechos humanos, incluso en fines de semana y feriados. Además, se ha invitado a artistas y personalidades a involucrarse con ella.

De 2011 a 2013, el gobierno brasileño recibió 336.200 denuncidas de violaciones a derechos de niños, niñas y adolescentes a través del servicio telefónico